Policías secuestradores siguen trabajando en la Fiscalía de Chiapas

Policías secuestradores siguen trabajando en la Fiscalía de Chiapas

Escrito el 08/10/2019
Alerta Chiapas

El empresario secuestrado José Luis Ochoa pide al fiscal Llaven Abarca que no los proteja

En mayo de 2018 la vida del empresario José Luis Ochoa tuvo un vuelco drástico, fue secuestrado y violentado; sin embargo no es todo, sus plagiarios fueron identificados como policías de la Fiscalía de Alto Impacto.

Pero aún hay más, el empresario denunció en conferencia de prensa que a pesar de que enfrentan un proceso penal, los policías secuestradores siguen trabajando en la Fiscalía General del Estado, que dirige Jorge Luis Llaven Abarca, a quien solicitó de manera contundente no protegerlos.

Cuenta que una tarde del 3 mayo del año pasado circulaba en su vehículo en Tuxtla, cuando los policías con charola en mano lo bajaron del vehículo, lo golpearon, lo extorsionaron, le robaron dinero e incluso le pidieron vehículos a cambio de su liberación, toda vez que se dedica a la compra-venta de coches.

“Desde el año pasado he vivido con el sufrimiento y el trauma de poder ser secuestrado nuevamente, estos señores a pesar de que la autoridad al día de hoy está cumpliendo con sus funciones, creo que es demasiado tiempo lo que se está tardando este juicio, pero a mí me preocupa que siguen libres y siguen trabajando en la Fiscalía, lamentó.

Indicó que de los cuatro plagiarios, uno de ellos ya había sido detenido con anterioridad por la Policía Estatal, por el delito de robo a casa habitación, a pesar del antecedente, el sujeto sigue en la FGE.

Agregó que teme que la situación que está pasando la vivan a diario familias de Chiapas, pues la forma en que fue detenido fue violenta, con sujetos armados en un vehículo polarizado sin placas, dándole encerrones para evitar que escapara.

“Me esposaron, me dijeron que íbamos a grabar un video donde yo iba a decir sí a todo, y si algo respondía que no me iban a dar un balazo, me iban a dejar en un matorral y me iban a sembrar droga, y ahí se iban a colgar una medallita conmigo porque ellos son autoridad”, narró.

El empresario dijo que esto sucedió en una casa de seguridad y que luego de un lapso, se le acercó un sujeto sin cabello a quien identificó como Darinel, para cuestionarlo sobre quién era porque empresarios y políticos ya estaban preguntando sobre su desaparición.

Fue ahí cuando los secuestradores decidieron llevarlo a una fiscalía que no recuerda el nombre, para intentar dar la vuelta al asunto y asumir que el empresario había cometido algún delito, para ello le abrieron un expediente de inmediato.

Finalmente, confió en que se hará justicia y que su caso no quedará impune, por ello reiteró el llamado al fiscal General del Estado, para que no proteja a estos delincuentes, de quienes enseñó fotografías con ojos tapados para cumplir con los protocolos de justicia.